Un mundo que no se detiene, que consideramos inmune ante cualquier fin, se nos olvida que todo
termina, así también nos vemos a nosotros mismos, inmunes e inmortales.